$data La generación de colágeno, clave para frenar el deterioro de articulaciones causado por el sedentarismo
Farmespaña número 101 2016
Últimos nombramientos
21/09/2016 / Miguel Pérez de Lema / 206 visitas

La generación de colágeno, clave para frenar el deterioro de articulaciones causado por el sedentarismo

Pasar ocho horas al día sentado en una oficina puede ser tan peligroso para la salud como el tabaquismo, según acaba de concluir un estudio de la revista The Lancet tras analizar los datos de un millón de personas procedentes de 16 estudios sobre los riesgos de no hacer ejercicio físico. Pero además de los problemas cardiovasculares y un incremento del riesgo de ciertos tipos de tumores, la inactividad física es una de las causas que inciden también en la degradación de las articulaciones y, por tanto, del cartílago.

Este tejido -que protege los huesos del roce constante entre ellos- está compuesto de casi un 80% de agua y un 20% de otros ingredientes: principalmente colágeno, glucoproteínas, condrocitos y fibroblastos (las células encargadas de mantenerlo sano).

Por la edad o por un peso excesivo, por ejemplo, el número de condrocitos presentes en el cartílago se va reduciendo, de manera que la producción de colágeno se desequilibra y las articulaciones pierden flexibilidad y elasticidad, lo que puede dar lugar a problemas articulares, inflamatorios y crónicos, que cursan con dolor e inflamación. En este sentido, lograr que el organismo sea capaz de generar de forma natural su propio colágeno es vital.

Existen en el mercado complementos alimenticios que contienen colágeno, pero el organismo tiende a romper este compuesto al ingerirlo y lo asimila como si fuese un alimento, sin lograr que la generación del mismo se reactive nuevamente en el organismo. Sin embargo, el ácido ortosilícico estabilizado con colina (ch-OSA), disponible en España desde este año en farmacias y comercializado por la empresa Panijú como BioSil, es el único complemento alimenticio actualmente generador avanzado de colágeno que ha demostrado en diversos ensayos clínicos su capacidad para que el organismo vuelva a generar su propio colágeno de forma natural.

Colina y silicio

La ch-OSA, comercializada en EEUU desde hace 15 años, se compone de colina y silicio, dos elementos que se incorporan a la célula y favorecen el proceso natural de producción de colágeno por parte del organismo. Según se ha demostrado, a partir de los 21 años esta capacidad natural de generar colágeno comienza a deteriorarse, lo que favorece el inicio de algunos signos de envejecimiento.

En el caso de las mujeres posmenopáusicas, esta pérdida de colágeno puede llegar a ser de hasta el 30%, lo que está relacionado además con un deterioro de la densidad mineral ósea. En 2014, un estudio con 166 mujeres presentado en el Congreso Europeo Anual de Reumatología (EULAR) demostró que el ácido ortosilícico estabilizado con colina (ch-OSA) estimula la formación del colágeno del hueso en mujeres osteopénicas hasta un 22% y aumenta la densidad mineral ósea en la región de la cadera un 2%.

En otro estudio con 166 pacientes presentado en el mismo congreso europeo, investigadores de las universidades de Hasselt y Amberes (ambas en Bélgica), Maastricht (Holanda) y Piestany (Eslovaquia) concluyeron que la ingesta de ácido ortosilícico estabilizado con colina (ch-OSA) durante 12 semanas reducía el dolor y la rigidez en varones con osteoartritis de rodilla. Así, se logró mejorar la función física de estos pacientes y se redujeron sus niveles de degradación del cartílago.

“BioSil® supone un avance importante en la generación de colágeno del organismo y, por tanto, en la mejora de la calidad de vida de las personas. Con la ch-OSA conseguimos que el cuerpo vuelva a producir el colágeno que necesita”, expresa D. Juan Fernando Chediak, Presidente de Panijú.

En otro estudio publicado en la revista BMC Musculoskeletal Disorders, la ch-OSA® también se mostró eficaz y segura en combinación con calcio y vitamina D3, en mujeres con osteopenia, con beneficios en algunos marcadores de formación ósea, sobre todo a nivel del cuello femoral, en comparación con calcio y vitamina D3 solamente.