$data La Junta de Castilla y León adeuda 350 millones a los proveedores del sector sanitario
Farmespaña número 101 2016
Últimos nombramientos
26/09/2016 / Miguel Pérez de Lema / 442 visitas

La Junta de Castilla y León adeuda 350 millones a los proveedores del sector sanitario

El consejero de Sanidad de Castilla y León, Antonio María Sáez, atribuyó ayer al modelo de financiación de la sanidad, al que tildó de «insuficiente», la deuda de más de 350 millones de euros que mantiene el Gobierno autonómico con los proveedores sanitarios a fecha de 30 de junio.

Sáez inauguró las XII Jornadas de Inspección Farmacéutica que reúnen en Salamanca hasta hoy a cerca de 200 profesionales de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y de las comunidades autónomas.

En declaraciones a los periodistas, el consejero reconoció que la deuda acumulada en 2016 es «sensiblemente superior» a la del año pasado, aunque atribuyó el retraso al «insuficiente» modelo de financiación de la sanidad.

En este sentido, recordó que la Junta de Castilla y León «no cumplió los objetivos de déficit en parte por las obligaciones sanitarias acometidas», entre ellas los tratamientos a pacientes con hepatitis C.

Así, aludió a la apuesta del Gobierno autonómico por «avanzar hacia una financiación sanitaria suficiente», pero mientras esto sucede se refirió a las dos acciones que están permitiendo «recuperar los tiempos de pago a proveedores». Por un lado, el denominado ‘Confirming’ con las entidades financieras por el que éstas anticipan el abono de las facturas y por otro una operación de endeudamiento «que ha tardado en ser autorizada por el Ministerio de Hacienda», lo cual, también explica, según el consejero, que hayan «evolucionado mal hasta el mes de junio».

No obstante, sostuvo que ya están actualizando el pago a los proveedores con el compromiso de que en noviembre estén «dentro de los plazos establecidos -30 días- por la legislación».

En todo caso, para Sáez el problema «no es la cuantía» sino el periodo medio de abono de lo que se adeuda.

Por otro lado, y en relación a los problemas ocasionados a pacientes intervenidos de desprendimiento de retina debido supuestamente a la utilización de un fármaco, explicó que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) mantiene la alerta hasta que concluyan las investigaciones sobre si realmente fue el medicamento comercializado bajo la marca ‘Ala Octa’, el causante de la ceguera de algunas de las personas operadas.

Respecto al reciente informe publicado por la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (Seor) que recoge que varias ciudades de Castilla y León no pueden ofrecer este tipo de tratamiento, matizó que los pacientes a los que se les prescribe lo reciben aunque no sea en provincia, al igual que sucede con otras prestaciones.

Remarcó que la fórmula que se emplea fue consensuada con los especialistas y recordó que la dotación de aceleradores lineales en Castilla y León es superior a la media nacional.